Actualización de los indicadores de recesión

Evolución de una desaceleración

Jeff Schulze, CFA
Responsable de estrategia de inversión
6 de Marzo 2019
Es posible que los mercados financieros estén enviando señales cruzadas, pero nuestro panel de riesgo de recesión económica continúa apuntando hacia la expansión, con la actividad comercial y la salud del consumidor con pocas señales de estrés.

Conclusiones claves

  • Incluso después de los primeros signos de una debilidad económica, las recesiones necesitan un tiempo de desarrollo. Resulta ilustrador realizar un análisis de la economía estadounidense previa a la Gran Recesión para demostrar cómo aparecen los signos de estrés a lo largo de los años.
  • En los cuatro meses anteriores al inicio oficial de la última recesión económica, el panel de riesgo de recesión de ClearBridge habría lanzado señales amarillas en octubre de 2006 y rojas en agosto de 2007.1
  • En la actualidad, 8 de los 12 indicadores de recesión del panel continúan en color verde. Después de haber estado mostrando signos de estrés en los últimos meses, que provocaron múltiples cambios en los indicadores económicos, los mercados financieros están ahora enviando señales mezcladas. Entre tanto, la actividad comercial y la salud del consumidor muestran menos señales de estrés.  

Regreso del apetito por el riesgo

Después de un fuerte descenso en el cuarto trimestre, los inversores han recuperado el apetito por el riesgo. Esta circunstancia es evidente en los diferenciales de crédito, que calculan la diferencia o el diferencial entre las rentabilidades de bonos corporativos y los títulos del Tesoro sin riesgo con vencimiento similar. El indicador de diferencial de crédito en el panel de riesgo de recesión econde ClearBridge hace un seguimiento del diferencial entre el índice Bloomberg Barclays U.S. Corporate High Yield Index y el del Tesoro a 10 años. Tras meses de fluctuación entre el verde y el amarillo en el cuarto trimestre, mientras los mercados de crédito empezaron a inclinarse hacia una mayor probabilidad de recesión económica, los diferenciales de alto rendimiento han subido bastante, ya que la previsión para los mercados de renta variable y la economía se ha estabilizado, lo que les valió el color verde a finales de febrero.

Si juzgamos el riesgo de recesión únicamente por los diferenciales de crédito, la economía estadounidense actual debería mostrarse totalmente libre de riesgo. Sin embargo, este tipo de variabilidad (que los aficionados al baloncesto llamarían un amago de tiro) es lo que hace tan imperiosa la necesidad de analizar la trayectoria de una economía desde diversas perspectivas. Esta fue nuestra principal motivación para analizar un gran número de indicadores económicos y aislar los 12 que creemos son los más predictivos de un peligro económico. Dado que las recesiones tienden a coincidir con mercados bajistas, creemos que el panel puede ayudar a guiar las decisiones de inversión en periodos de transición económica.

Con motivo de la conmemoración del décimo aniversario del mercado alcista que se inició en marzo de 2009 y de una recuperación económica ampliada, creemos que es interesante analizar la evolución a lo largo de varios años del panel de riesgo de recesión de ClearBridge que derivó en la Gran Recesión.

Prueba 1: Panel de riesgo de recesión de ClearBridge
Fuente: Inversiones de ClearBridge a fecha 28/02/2019.

La economía real continúa estando sana

Actualmente, 8 de los 12 indicadores económicos que supervisamos en el panel de riesgo de recesión de ClearBridge continúan en color verde (con los cuatro restantes en amarillo). En los últimos meses, nuestros dos indicadores de inflación han cambiado al color amarillo, mientras que dos de los tres indicadores de los mercados financieros también están enviando señales de precaución. En cualquier caso, las zonas del panel que apuntan a la economía "real" continúan teniendo buena salud, con una actividad comercial y del consumidor que arrojan algunos signos de estrés. El ciclo económico continúa su proceso de maduración, y lo previsible sería que los indicadores del panel empeorasen y, lo más importante, que viéramos un aumento en las señales de estrés más allá de la inflación y los mercados financieros.

En algunos aspectos, nos recuerda al año 2006. Creemos que al estudiar la progresión que derivó en las recesiones anteriores, podemos ofrecer a los inversores una mejor apreciación de cómo se desarrolla una recesión económica. Seguimos viendo bajos los riesgos de una recesión a corto plazo y creemos que retirarse de la renta variable basándose únicamente en un indicador negativo no es un movimiento prudente.

La Gran Recesión es la recesión más reciente de EE. UU. y se suele considerar la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión. Como en toda recesión anterior, también hubo varias señales de aviso. En primer lugar, la inversión de la curva de rendimiento de diciembre de 2005. Después, en enero de 2006, temiendo una burbuja de activos, Ben Bernanke, entonces presidente de la Reserva Federal, subió los tipos de interés; esto empeoró la situación. En abril de ese mismo año, Bernanke habló ante la Cámara de Representantes, explicando que, basándose en las tasas de hipotecas y creación de empleo, la Fed esperaba que los mercados experimentaran "un enfriamiento progresivo en lugar de una caída brusca". En julio de 2006, los tipos de los fondos federales aumentaron justo por encima del 5 %, y la curva de rendimiento, que se había normalizado después de su inversión el mes de diciembre anterior, volvió a invertirse. En septiembre de 2006, el indicador de la curva de rendimiento del panel habría cambiado de amarillo a rojo.

Prueba 2: Las recesiones necesitan tiempo para desarrollarse
Fuentes: BLS, Reserva Federal, Census Bureau, ISM, BEA, American Chemistry Council, American Trucking Association, Conference Board y Bloomberg. La rentabilidad histórica no constituye ninguna indicación de los resultados futuros. No es posible gestionar los índices ni están disponibles para inversión directa. El rendimiento del índice no incluye comisiones ni gastos de venta. Esta información se ofrece exclusivamente como referencia y no refleja el rendimiento de la inversión real.

La mayoría de los indicadores económicos están en color verde

Quizá el catalizador más importante fue la burbuja del mercado inmobiliario. En los años previos a la recesión económica, los fondos de cobertura invirtieron en títulos respaldados por hipotecas, muchos con las llamadas hipotecas basura. Ya que los propietarios no pudieron hacer frente a los pagos de sus hipotecas, los grandes bancos empezaron a colapsar, arrastrando a la economía global ligada a ellos. En septiembre de 2006, el indicador de licencias de viviendas del panel habría cambiado de amarillo a rojo, y la percepción del empleo habría cambiado de verde a amarillo.

Ese octubre, la mayoría de las señales del panel de riesgo de recesión de ClearBridge habrían cambiado del color verde al amarillo (Prueba 2), iniciando un periodo de precaución. Es interesante apuntar que desde el periodo débil de mediados de 2006, cuando cuatro indicadores habrían estado en color amarillo y dos en rojo, pasaron otros seis trimestres hasta el inicio de la recesión. El panorama económico actual está más sano, con el panel mostrando cuatro indicadores amarillos y la mayoría en verde en el mes de febrero, lo que sugiere que la próxima recesión probablemente tarde un tiempo en desarrollarse. Esta ausencia de riesgo de recesión a corto plazo debería dar a los inversores la confianza de mantener sus inversiones en renta variable o volver a este mercado.

1 El panel de riesgo de recesión de ClearBridge se creó en enero de 2016. Las referencias a las señales que se habrían producido en los años previos a enero de 2016 están basadas en cómo se reflejaron los datos subyacentes en los indicadores de componentes de la época.

  • Todas las inversiones conllevan riesgo, incluida la posible pérdida del capital.

    El valor de las inversiones y los ingresos que de ellas se derivan pueden incrementarse o disminuir, y los inversores podrían no recuperar los importes invertidos inicialmente; dicho valor podría verse afectado por las variaciones de los tipos de interés, los tipos de cambio, las condiciones generales del mercado, acontecimientos de orden político, social y económico y otros factores variables. La inversión conlleva riesgos, incluyendo, entre otros, posibles retrasos en los pagos y lucro cesante o pérdida de capital. Ni Legg Mason ni ninguna de sus filiales garantiza ninguna tasa de rentabilidad ni la devolución del capital invertido.

    Los valores de renta variable están expuestos a fluctuaciones de los precios y la posible pérdida del capital. Los valores de renta fija conllevan riesgos de tipos de interés, de crédito, de inflación y de reinversión, así como la posible pérdida del capital. Cuando los tipos de interés suben, el valor de los títulos de renta fija disminuye.

    Las inversiones internacionales están expuestas a riesgos especiales, como las fluctuaciones de divisas e incertidumbres de tipo social, económico y político, que podrían incrementar la volatilidad. Estos riesgos son mayores en los mercados emergentes.

    Las materias primas y las divisas presentan un riesgo más elevado que incluye el riesgo de mercado, político, normativo y el asociado a fenómenos naturales, y podría no ser adecuado para todos los inversores.

    La rentabilidad histórica no constituye una garantía de resultados futuros.

    Debe tenerse en cuenta que los inversores no pueden invertir directamente en un índice.

    Las rentabilidades de un índice no gestionado no reflejan comisiones, gastos ni comisiones de venta.

    Información importante:

    Las opiniones y puntos de vista expresados aquí no deben considerarse una previsión o pronóstico de rentabilidad o acontecimientos futuros reales, ni una garantía de resultados futuros ni recomendación ni asesoramiento. Las afirmaciones realizadas en el presente material no pretenden ser recomendaciones de compra o venta de ningún valor. Las declaraciones a futuro están sujetas a incertidumbres que podrían provocar acontecimientos reales y resultados que difieran significativamente de las expectativas expresadas. Esta información ha sido elaborada a partir de fuentes que se consideran fiables, pero no puede garantizarse la exactitud ni la exhaustividad de la información. La información y las opiniones expresadas por Legg Mason o sus filiales son vigentes a la fecha indicada, pueden variar sin previo aviso y no tienen en cuenta los objetivos de inversión, la situación financiera o las necesidades particulares de inversores específicos.

    La información incluida en el presente material tiene carácter exclusivo y confidencial, y únicamente puede ser utilizada por el destinatario previsto. Ni Legg Mason ni sus filiales ni ninguno de los directivos o empleados de Legg Mason asumen responsabilidad alguna de ningún tipo por las pérdidas resultantes del uso del presente material o sus contenidos. Queda prohibida la reproducción, distribución o publicación del presente material sin el consentimiento previo por escrito de Legg Mason. La distribución de este material puede estar restringida en algunas jurisdicciones. Las personas que entren en posesión de este material deben obtener asesoramiento sobre los detalles de dichas restricciones (de haberlas) y cumplir con ellas.

    El presente material ha sido elaborado por un asesor o entidad afiliados a una entidad que se indica abajo por propiedad o control comunes de Legg Mason, Inc. A no ser que se indique lo contrario, «S» (símbolo del dólar) o «dólares» se refiere a dólares estadounidenses.

    Este material está destinado exclusivamente para su distribución a aquellos países y destinatarios indicados.

    Todos los inversores en Reino Unido, clientes profesionales y contrapartes admisibles en países de la UE y el EEE excepto Reino Unido e Inversores cualificados en Suiza:

    En Europa (excepto Reino Unido y Suiza) este documento se emite por parte de Legg Mason Investments (Ireland) Limited, con domicilio social en Floor 6, Building Three, Number One, 126 Pembroke Road, Ballsbridge, Dublín 4, DO4 EP27 Registrada en Irlanda, N.º de Sociedad 271887. Autorizada y regulada por el Banco Central de Irlanda.

    En el Reino Unido, publicado y aprobado por Legg Mason Investments (Europe) Limited, con domicilio social sitio en 201 Bishopsgate, Londres, EC2M 3AB. Inscrita en Inglaterra y Gales con el n.º de sociedad 1732037. Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (Financial Conduct Authority, FCA).

    En Suiza, publicado y aprobado por Legg Mason Investments Switzerland) GmbH, autorizada por la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza (FINMA). Inversores en Suiza: el representante en Suiza es FIRST INDEPENDENT FUND SERVICES LTD., Klausstrasse 33, 8008 Zurich, Suiza y el agente pagador en Suiza es NPB Neue Privat Bank AG, Limmatquai 1, 8024 Zurich, Suiza. Las copias de los Artículos de Asociación, el Folleto, los documentos de Información para el Inversor Clave y los informes anuales y semestrales de la Compañía se pueden obtener de forma gratuita del representante en Suiza.

    Todos los inversores en Hong Kong y Singapur:

    Este material ha sido proporcionado por Legg Mason Asset Management Hong Kong Limited en Hong Kong y Legg Mason Asset Management Singapore Pte. Limited (Número de registro (UEN): 200007942R) en Singapur.

    El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en Hong Kong o Singapur.

    Todos los inversores en la República Popular China («RPC»):

    Este material ha sido proporcionado por Legg Mason Asset Management Hong Kong Limited a los destinatarios previstos en la RPC. El contenido del presente documento va destinado únicamente a la prensa o a inversores de la RPC que invierten en el Producto QDII ofertado por el banco comercial de la RPC con arreglo al reglamento de la Comisión Reguladora Bancaria de China. Los inversores deben leer el documento de oferta antes de realizar cualquier suscripción. En caso necesario, obtenga asesoramiento de bancos comerciales y/u otros asesores profesionales de la RPC. Debe tenerse en cuenta que Legg Mason y sus filiales son Gestoras exclusivamente de los fondos extraterritoriales (offshore) en los que invierten los Productos QDII. Legg Mason y sus filiales no están autorizadas por ningún organismo regulador para llevar a cabo actividades empresariales o de inversión en China.

    Este material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en la RPC.

    Distribuidores e inversores existentes en Corea y Distribuidores en Taiwán:

    Este material ha sido proporcionado por Legg Mason Asset Management Hong Kong Limited a destinatarios admisibles en Corea y por Legg Mason Investments (Taiwan) Limited (Número de registro: (98) Jin Guan Tou Gu Xin Zi Di 001. Dirección: Suite E, 55F, Taipei 101 Tower, 7, Xin Yi Road, Section 5, Taipéi 110, Taiwán, República de China. Tel.: (886) 2-8722 1666) en Taiwán. Legg Mason Investments (Taiwan) Limited opera y gestiona su negocio de forma independiente.

    Este material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en Corea ni Taiwán.

    Todos los inversores en América:

    Este material ha sido proporcionado por Legg Mason Investor Services LLC, un agente intermediario registrado en EE. UU., que incluye Legg Mason Americas International. Legg Mason Investor Services, LLC, miembro de la FINRA/SIPC, y todas las entidades mencionadas son filiales de Legg Mason, Inc.

    Todos los inversores en Australia:

    Este material ha sido emitido por Legg Mason Asset Management Australia Limited (ABN 76 004 835 839, AFSL 204827) («Legg Mason»). El contenido es propio y confidencial y está previsto para el uso exclusivo de Legg Mason y los clientes o posibles clientes a quienes ha sido entregado. Queda prohibida su reproducción o distribución a ninguna otra persona, excepto los asesores profesionales del cliente.

    © 2018 Legg Mason Investor Services, LLC, miembro de la FINRA, SIPC. Legg Mason Investor Services, LLC es una filial de Legg Mason, Inc.